14 jun. 2012

Postboda en un seiscientos con avería incluída!

Ana, una lectora de Tul y Flores, nos escribió hace unas semanas para hablarnos de la sesión postboda de Iñaki y Cris, su hermana gemela.

A Ana le hace muchísima ilusión que esta postboda salga publicada en el blog, no sólo porque fuese un día especial y la boda de su hermana sino porque la postboda fue muy bonita y la verdad es que en cuanto la vimos supimos que os gustaría, así que no dudamos en publicarla. 

Ana nos comenta que la boda de Cris e Iñaki tuvo un encanto muy especial, dice que no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta lo enamorados que están y como se miran. 

Os dejamos con su descripción del gran día y la postboda para que podáis situar mejor las fotografías:

El vestido de Cris lo hizo una modista de Pamplona, pero estaba basado en un modelo de Valentino para Pronovias de hace unos años (modelo Indus). Cris quería ir muy sencilla, como es ella, sin mucho adorno ni complemento. El vestido tenía un tul y unas flores bordadas en el escote y los tirantes pero para la sesión post-boda se lo quitó. 

Como la boda fue tan intensa, Cris e Iñaki decidieron volverse a vestir de novios y hacerse una sesión post-boda. Confiaron en el mismo fotógrafo que en el día de su boda, Pedro Sobrado, por el trato tan cercano que tuvo con ellos y el mimo con el que había realizado las fotos de aquel día. 

La post-boda fue preciosa. Pedro había preparado cada detalle, cada complemento con sumo cuidado. Comenzó la sesión con los ya convertidos en marido y mujer dentro de un 600!!! Simulando un viaje que emprende la pareja tras la boda, una historia en la que el coche se estropea y Pedro comienza a relatar a través de su cámara una historia imaginaria llena de fantasía. Es ahí donde toman importancia los complementos: sombreros, botas de lluvia, chaleco vaquero, maletas de antaño. El paisaje; un bosque casi otoñal pero lleno de encanto. Cris e Iñaki se metieron en el papel a la perfección, parecía que se habían dedicado al esto de la fotografía toda la vida. 

Aunque hay que reconocer que Pedro tiene mucho que ver con ello porque consiguió relajarles mucho para plasmar toda la naturalidad del momento. Además les dió todas las facilidades para hacerlas en cualquier sitio porque él está acostumbrado a hacer bodas por toda España.

Podéis ver todo el reportaje aquí

2 comentarios :

  1. Gracias por compartir esta sesión postboda, no se podía quedar en un cajón olvidada. Y felicidades al fotógrafo por la idea, es muy buena!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Unas bonitas fotos, los novios guapísimos. La idea de la sesión de fotos muy creativa, así se ve que el resultado fue genial. Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito y dejarnos tu opinión :)

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.