12 jun. 2012

Una boda al estilo "Las Vegas" en Gibraltar
por Gabriela Ramírez

Gabriela Ramírez es mexicana pero vive en Tarifa. Este año ha sido la flamante ganadora del premio al Fotógrafo Revelación de Boda de UnionWep.

Su forma de trabajar, cercana y a través del conocimiento de la pareja, y la meticulosa y casi artesana labor de edición posterior, se reflejan en sus fotografías, luminosas y sinceras, cercanas e íntimas, en las que sus protagonistas son retratados de la forma más humana.

La boda que nos envía relatada por sus protagonistas es especialmente bonita, lo veréis, nos ha encantado la delicadezay la naturalidad que desprende. Os dejamos con un texto más largo de lo habitual pero es que la historia de Paige y Sebastian es muy bonita, de esas en las que piensas que el destino es curioso, una historia de amor perfecta y sellada con estas preciosas fotografías.


Paige nos cuenta que Sebastián y ella, se conocieron en la estación del Ángel en Londres en Enero de 2010 y fue algo más que una coincidencia ya que él se había mudado desde Alemania a Londres para trabajar en un hotel y ella venía de California, en busca de aventura, cultura y diversidad. Y por qué algo más que una coincidencia? porque por esas cosas del destino, Sebastian había estado de intercambio en el colegio de Paige once años atrás. Así que después de tanto tiempo el destino se interpuso en la estación del Ángel. La relación se transformo en larga distancia cuando Paige regresó a California, pero lograron vernos unos meses después y conocer a sus respectivas familias. Paige nos comenta que fue su madre la que la convenció de seguir a su corazón, por lo que se mudó a Londres por 6 meses. Al final de los 6 meses estaba claro que la relación duraría toda la vida, así que decidieron casarse. 

A sólo a una semana de su regreso las búsquedas en Google señalaban Gibraltar (Las Vegas europea en cuestión de bodas por sus facilidades administrativas para el matrimonio civil) para una escapada rápida. Sus familias les apoyaron y no les dieron ninguna razón para dudar de su decisión, y ese, nos cuenta Paige, fue el mayor regalo de todos. 

Paige dice que siempre soñó con escapar para casarse – y de hecho, a España y que mientras que para muchas parejas lo importante son los detalles o la celebración, para ellos lo más importante era la fotografía. Conocían fotógrafos en Inglaterra y California pero prefirieron contactar con un fotógrafo local, alguien que capturara el sabor de la región y su idea de aventura y aquí entra en escena Gabriela porque en cuanto vieron el blog de Gaby y sus últimas fotografías, supieron que ella era la indicada. Su estilo y talento era exactamente todo lo que querían, así que tras un intercambio de e-mails y una cita en skype, crearon un lazo increíble desde el primer momento. 

Cuando llegaron a Tarifa, pasaron su primera noche en un bar de tapas local. Charlaron y nos rieron por horas y Gaby ya no solo era sua fotógrafa de boda, se había convertido en su amiga. Paige dice de Gaby que "su calmada, relajada y ligera personalidad y su increíble sentido del humor nos trajo paz y tranquilidad después de una semana muy ocupada de preparativos en Londres. El hecho de que ella hable un fantástico ingles fué la guinda en el pastel" 

Os dejamos con la descripción de Paige del día de su boda, no os la perdais es perfecta para situar las fotografías:

Las campanas de boda estaban programadas para sonar a las 9.30 am en Gibraltar. Junto con dos amigos, nuestro camino al “altar” estuvo compuesto por 30 minutos de tráfico, neblina, procedimientos de inmigración y cruzar el aeropuerto. 

Sebastian y yo nos tomamos del brazo y escuchábamos click aquí y allá, pero nunca nos dimos cuenta de que ángulo nos tomaba Gaby. Cuando llegamos a la oficina de registro (horrenda, por describirlo amablemente), Gaby encontró un patio muy lindo para unas fotos pre (y post) ceremonia, lo que fue mucho más efectivo. Durante la ceremonia, capturó la secuencia de cada evento y emoción, y manejó la extravagante oficina de una manera maravillosa. 

De regreso a Tarifa, empezamos una sesión de fotos por coloridas e incontables escenas. La forma en que nos llevo fue como si estuviéramos a través de un tour local del pueblo, y ella nos animó a usar cualquier inspiración que quisiéramos. A través de pequeños caminos, un parque temático y un prado con caballos salvajes, Gaby capturó tomas naturales que ilustran perfectamente nuestra relación y personalidades. Aún cuando siempre permaneció increíblemente profesional y amable, Gaby hizo que todo fuera divertido, relajado y personal. 

La sesión de 4 horas que pasamos con ella, fue una de nuestras partes favoritas del día de nuestra boda. Muchas de las fotos se tomaron sin que nos diésemos cuenta de que se estaban tomando. Nada se sintió posado o formal. Sin ningún esfuerzo, ella hizo que todo se viera mas increíble de lo que podríamos haber imaginado. 

Aunque ha pasado casi un año, todavía nos encontramos viéndolas una vez a la semana! No podemos describir el gran regalo que fue tener a Gaby no solo como compañía el día de nuestra boda, sino capturando cada uno de nuestros momentos llenos de emoción en las maneras mas creativas posibles. Simplemente, Gaby hizo que nuestra boda cobrara vida, y por las fotos que nos dio para recordarla, siempre le estaremos agradecidos. ¡Esperamos que ella sea nuestra fotógrafa en cada uno de los momentos inolvidables de nuestras vidas en el futuro!

Creemos sinceramente cada una de las palabras de Paige, porque el reportaje de Gabriela es muy bonito y un recuerdo precioso para toda la vida. Lo mejor es que Gabriela no sólo trabaja en el sur, sino que recorre el planeta fotografiando momentos tan especiales como este.

Para saber más del trabajo de Gabriela Ramirez podéis visitar su web y su blog

1 comentario :

Gracias por tener un ratito y dejarnos tu opinión :)

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.