21/1/2013

Sponsor · Marcos Sánchez Fotografía

A Marcos Sánchez ya lo conocemos, publicamos la preciosa boda de Marcos y María, pero hoy os presentamos a Marcos Sánchez como sponsor, un fotógrafo más que confía en tulyflores.

La fotografía de Marcos es bonita y llena de sentimientos, se nota que es una persona alegre y divertida, además tiene un punto de fotoperiodismo que nos encanta.

Pero mejor os dejamos con él y os explique algo más de él!

¿Cuando decidiste que querías dedicarte a la fotografía? ¿Qué es lo que te inspira?

Cuando tenía 7 u 8 años mi padre se compró una cámara reflex, y recuerdo perfectamente estar de vacaciones y pedirle todo el rato la cámara para sacar yo las fotos. En aquél momento no tenía ni idea de fotografía, pero tenía algo de mágico que me gustaba. Un poco más mayor aprendí a revelar en el instituto, y ahí sí que descubrí la magia! Desde entonces me apasiona la fotografía. Así que cuando me quedé en paro hace unos años por esto de la crisis, mi primera idea fue 'voy a dedicarme a la fotografía!'. No se me ocurría cómo podría hacerlo, pero siempre había escuchado a fotógrafos decir que hacían bodas cuando no tenían curro de lo suyo (moda, reportaje o lo que fuera), así que pensé que sería porque había bastante trabajo y sería una buena forma de empezar, aunque me horrorizaba la idea, jeje! 

Tenía en mente las típicas fotos horteras, que es lo único que conocía, y no me llamaba mucho la atención hacer lo mismo, pero entonces descubrí de casualidad el trabajo de fotógrafos americanos, que hacían reportajes de boda que me dejaban con la boca abierta. Y entonces vi que realmente se podía hacer cosas muy chulas, con mucha calidad artística dentro del mundo de las bodas. Y me puse a buscar gente por aquí que hiciera lo mismo. Tuve suerte de encontrar a Luis Masyebra  y estuve un verano con él de segundo fotógrafo, cogiendo el ritmo de las bodas. Antes de ir a la primera boda, pensaba que sería super fácil, pero después de la primera me di cuenta de que en realidad era super difícil!!! Eso me motivó todavía más, y desde entonces me encanta mi trabajo. 
Como dijo un novio este verano, las bodas es un día en el que la gente se permite decir en voz alta lo que siente. Es curioso, pero ese día, por el mero hecho de casarte (como si te fueras a vivir a otro país), tus amigos y familiares te dicen que te quieren, te muestran su cariño y te dicen cosas preciosas. Y eso me encanta y es mi máxima inspiración y mi gran reto, ser capaz de captar todos esos momentos para que no se pierdan. 

¿Con qué adjetivos definirías tu estilo? 
Creo que es difícil definir el trabajo propio, ya que siempre está en constante evolución y además probablemente es la mezcla de varias cosas. Al principio me centraba mucho en conseguir fotos 'bonitas', con un buen contenido estético, y poco a poco he ido dándole más importancia al contenido emocional de las fotografías. Intento que las fotografías transmitan la emoción del momento: un gesto y una sonrisa que te recuerden al chiste que te estaba contando tu primo en ese momento, un abrazo que te transporte al momento en que tu madre te saludó al terminar la boda, etc. 
Ese es mi principal objetivo últimamente, que cuando los novios vean las fotos revivan el día de la boda, y se rían y lloren con ellas. Esto sería el lado 'fotoperiodístico' del reportaje, pero además de esto me gusta mucho captar los detalles, ya que es parte importante de una boda, sobre todo últimamente que las parejas ponen mucho esfuerzo en preparar su boda. Quiero que eso también se refleje, y además desde el punto de vista de contar una historia son el escenario donde la historia sucede. 

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar en una jornada de trabajo?
Todas las partes de una boda tienen sus cosas: la ceremonia es cuando más momentos emotivos hay, el baile es muy divertido y los retratos son un reto creativo, pero la parte que más disfruto es los preparativos. Es un momento tranquilo y muy íntimo, normalmente con los familiares y amigos más cercanos, donde pasan muchas cosas: los nervios, las primeras miradas de complicidad, los detalles del vestido y complementos... Me encanta estar ahí y formar parte de esos momentos. 

¿Algún imprevisto/anécdota en una boda? ¿Cómo manejaste la situación? 
Mmm, que recuerde el único imprevisto importante que he tenido (quitando la lluvia o algo así, que por otro lado da pié a fotos muy bonitas) ha sido una boda en la que la novia se puso malísima justo cuando íbamos a hacer los retratos de los novios. Estábamos en medio de un pinar al que habíamos ido expresamente para hacer las fotos, y a la pobre le dio una bajada de tensión y no pudimos hacer las fotos y además se perdió el cocktail! Por suerte apareció para la cena como nueva y disfrutó del resto de su boda. Mientras tanto yo me dediqué a plasmar todo lo que pasó en el cocktail hasta el mínimo detalle, para que al menos pudiera ver todo lo que pasó y no sintiera que se lo había perdido. Además cuando volvieron del viaje de novios les regalé una postboda por el centro para compensar que no tuvieran fotos de los dos, y quedó chulísima. 

¿Qué recomendaciones le darías a una pareja que está buscando un fotógrafo para su boda? 
En primer lugar que les guste el estilo del fotógrafo, que eso es básico, pero una vez que has encontrado un fotógrafo del que te gustan sus fotos creo que es muy importante conocerlo y ver que hay feeling. El día de la boda vais a pasar muchas horas juntos y seguramente va a estar siempre muy cerquita vuestro, así que creo que es importante que haya confianza y buen rollo. Para mí es muy esencial conocer bien a las parejas para que estén cómodos conmigo cerquita haciendo fotos, así que creo que es algo importante para los novios también.




















Podéis encontrar toda la información en:
Web: Marcos Sánchez
Fotografía