30 abr. 2013

Mallika y Sean · Boda Irlandesa por Fueron Felices

Os dejamos con Laura de Fueron Felices!

"La primera vez que hablé con Mallika, colgué y casi me pongo a gritar de alegría (bueno, en realidad creo que lo hice). La idea de una boda india y occidental, me dio un alegrón.

Desde un principio pensamos que las dos bodas debían tener puntos en común. Pensamos en el índigo y el amarillo para que a pesar de ser dos celebraciones muy distintas, los colores fueran los mismos.
Después, y a pesar de que la celebración de la henna tuvo bastantes elementos en los colores elegidos, elegir solo dos para una celebración, ya de por si tan colorida, era como cortarle las alas.

En la boda occidental, hubo 3 motivos clave, índigo y amarillo, comida en el campo años 20 y telas Liberty. 

Muchas telas de estilo Liberty, en los manteles, en las guirnaldas y en las pajaritas del marca sitio para los hombres. Para la ceremonia preparamos el altar con una tela antigua de seda a rayas amarillas y azules. Un pequeño bodegón con un par de jarroncitos antiguos, una caja de madera, varias cintas y encajes y un sobre de los años 20 de semillas de caléndula (una flor muy común en las celebraciones indias y paquistaníes). A la entrada de la ceremonia colocamos una cesta con abanicos y un cartelito atado con una cinta de tela Liberty.

Nos encargamos de preparar las flores de toda la ceremonia, el ramo de novia, los de las bridemaids, los prendidos de los chicos y la decoración de las mesas y rincones... Para la disposición de los asientos, buscamos una maleta de viajante, de esas en las que se llevaban los muestrarios, llena de encajes, bieses, cintas de crochet... como una pequeña mercería ambulante (tenía que notarse que gran parte del trabajo de Mallika es escoger telas y fornituras). Había cintas nuevas y antiguas y hasta algunos de los encajes de mi vestido de novia y un ovillo de perlé de mi abuela.

Unos recipientes, acordes con todo el resto, llenos de protección solar para que las claras pieles irlandesas no sufrieran los estragos del sol de agosto.

El menú pintado especialmente para la ocasión en acuarela en índigo, una obra de arte.

Y en las mesas, en vez meseros con número, unas campanas de cristal con un poco de musgo artificial y una figura que representara algo significativo para ellos. Para las chicas el marcasitio con una horquilla con un pajarito y para los chicos pajaritas cosidas a mano una a una en telas tipo Liberty. En las mesas atillos de libros antiguos seleccionados cuidadosamente en tonos de azul y muchas botellas de boticario con flores. Encima de sus cabezas guirnaldas con los mismos estampados.

La comida, la decidimos con Azulius (el catering que les sugerimos a los novios) pensamos en un menú muy español, gazpacho de fresas, barra de sangrías (Mallika se enamoró de la que hicimos para Sus y Hannes), y un montón de pintxos en honor al año que Sean vivió en Bilbao.

Cuando acabó la comida llegaron los brindis y los discursos. Me encantan, creo que son la parte más emotiva, conmovedora y divertida de la celebración. Y los ingleses saben hacerlo con mucha gracia. Hubo muchas lágrimas de emoción, muchas risas. Las fotos hablan por sí solas.

Después de los brindis y el enjuague de lágrimas, vino el pastel, una maravillosa tarta de Alba de Galette, inspirada en la receta de la abuela de Sean, una tarta de jengibre con cobertura de queso, su favorita.

Al anochecer, Mallika lanzó el ramo. Y empezó lo que no puede faltar en una boda irlandesa, la música, irlandesa por supuesto. Hubo baile, palmas, corros, y creo que no hubo nadie que no se divirtiera bailando.

Preparamos una mesa de firmas con casitas, Sean es arquitecto, con la que hicimos una guirnalda para que cada uno dejara un mensaje con lo que NO puede faltar en una casa.

Para el photobooth, ideamos una tela en color índigo con el logo que Diego diseñó para la boda, bordado. Valió la pena el esfuerzo, porque conseguimos un photobooth único. Mallika llevó su colección de sombreros antiguos para poner algún complemento.




































Organización: Fueron Felices
Fotos de Raquel de 3 deseos y medio.

6 comentarios :

  1. Qué boda tan cuidada. Espectacular !!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué boda más bonita!! El vestido de la novia es una preciosidad. Me gustan las bodas que pierden formalidad, como ésta.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, me siento identificada con esta boda. La mía será rústica con aire campestre. Ha sido todo un acierto este post. Me encantaría seguir viendo este tipo de bodas, muy íntimas pero muy románticas. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Tan, pero tan bonita esta boda... Cuidada pero no sobrecargada, me encanta!

    ResponderEliminar
  5. Woooow, qué pasada!

    www.onceuponatimeawedding.blogspot.com

    www.mysavageside.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Que detalles mas preciosisimos!!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito y dejarnos tu opinión :)

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.